sábado, 2 de noviembre de 2013

EL VALLENTO ME SALVO DE TODO

Calor humano, familiaridad, nostalgia y sinceridad es lo que transmite el maestro Félix Carrilo Hinojosa cuando se expresa de su vallenato del alma. Es periodista, compositor vallenato, cantante, folclorista y directivo de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (Sayco). Su talento es innato y es un defensor acérrimo de la cultura musical vallenata y de sus juglares.

En su visita a EL MERIDIANO de Sucre nos contó sobre su vida y sus pasiones.

Nació el 3 de mayo de 1956 en Barrancas, La Guajira. Sus padres fueron Juanita Mercedes Hinojosa Rubio y Rafael Antonio Carrillo Brito. Realizó estudios secundarios en el colegio Nacional Loperena, de Valledupar.

"Mi vida tiene que ver más con mi papel de gestor cultural que de otra cosa. A los doce años don Guillermo Cano Isaza (director de El Espectador) siempre vio en mí la inquietud por saber de qué trataba el periodismo y me tendió la mano. A finales de los setenta, a los dieciocho años, me ayudó con mis estudios profesionales, obteniendo así los títulos de periodista en Inpahu y de comunicador social y periodismo en la Universidad Central. Recuerdo que estaba muy joven y él me dejó como oficio cubrir el evento vallenato más renombrado que tiene la Costa Caribe, el Festival Vallenato, permitiendo que me envolviera mucho más en la música y sus tradiciones culturales", expresó Carrillo con énfasis al referirse a Guillermo Cano.

A finales de los ochenta ya tenía conocimiento de la música vallenata. Es entonces cuando comienza a componer canciones y participa en la categoría de composición inédita en el Festival Vallenato durante cuatro años consecutivos llegando a ser finalista en los cuatro intentos que tuvo.

"Lo que a mí me ha hecho  grande ha sido la música vallenata. Tanto que en la actualidad soy jurado de todas las categorías del Festival Vallenato. Agradezco mucho a Consuelo Araújo, "la Cacica". Ella siempre me trató como si fuera su hijo. Hay una anécdota que tengo de cuando Consuelo me nombró jurado de la categoría infantil vallenata y es que muchos gritaban diciendo que yo era un aparecido y que no sabía nada de vallenato, y ella de repente, desde donde estaba gritó. "¡Él no sabe, pero yo lo puse ahí para que aprenda!" La multitud se quedó en silencio y aceptó lo planteado por la Cacica", narró Carrillo.

"Cuando me enamoro yo, entrego mi vida, entrego mi alma, de verdad yo me enamoro. Con la bendición de Dios borro mis heridas, me lleno de calma, de verdad yo me enamoro..."

Este es un fragmento de "Cuando me enamoro", una de las composiciones que le interpretará  Diomedes Díaz en su nuevo álbum.

Hoy es considerado uno de los más grandes compositores vallenatos. Con la sigla Fercahíno, ha firmado más de 210 letras interpretadas por cantantes como Diomedes Díaz, los hermanos Zuleta, los Betos, entre otros. Se atribuye a él el reconocimiento del vallenato como categoría musical en los Premios Grammy Latinos.

A su juicio este género musical no corrompe a los artistas, sino que la fama y el mal direccionamiento que tienen los lleva a las drogas, al despilfarro de dinero y al desinterés por mostrar lo tradicional y cultural del vallenato que se debe transmitir de generación en generación para que no se pierda este icono del folclor de nuestra región.


"El vallenato me salvó de todo. Mi interés por el género hizo que me centrara en crecer por la música y difundirla. La música Caribe yo la tomé como un respiro a mi vida. Esta no permitió que cayera en las drogas, ni en líos de guerrillas o de la política. Por eso considero que la música Caribe no es sinónimo de drogas", recalcó.

NOTA TOMADA DEL EL MERIDIANO DE  SUCRE.COM.CO