miércoles, 25 de agosto de 2010

Carmen Diaz de Zuleta

“UNA MUSA VALLENATA”
Por: *Félix Carrillo Hinojosa

“Si me caso en otros tiempos, me vuelvo a casar con Carmen”
Emiliano Zuleta Baquero

Sus 19 años, le permitían a Pureza del Carmen Díaz Daza, tener la frescura de una naciente flor, que vestida con un traje por estrenar de bolas rojas y mariposas de diversos colores y empolvar con cuidado su rostro juvenil, que enseñoreaba todo con su estatura imponente y que le daba un porte elegante y distinto, envidiada por las jovencitas de su edad y cortejada por muchos hombres. Se ajustó varias veces el vestido y acercó su rostro al espejo. Sus ojos vivos, propiciaban una combinación rara pero atrayente, con sus hermosas y coposas cejas. Era su estilo característico, que la hacía sobresalir y esa prosa sencilla de niña campesina, despuntando un nuevo mundo que la invitaba a no llegar menos que las demás. Era una manera de coquetearle al hombre que sin conocer, admiraba por sus bellas estrofas llenas de música y que se había convertido, en el personaje central del jolgorio que cubría a Manaure, un caserío que como especie de balcón le daba la bienvenida, a quienes deseaban ver el hermoso paisaje que brinda Valledupar y todos los caseríos cercanos, que como cocuyos con sus gigantes mechones mostraban su belleza.
Ahí estaba ella, junto a su prima Julia Bula, especie de hada madrina y cómplice de un romance, que luego cubriría de música a cada uno de los corazones desesperanzados y amorosos, de toda una provincia ante la faz nacional.
Llegó silenciosa. Recorrió la sala de la casa de bahareque y posó su mirada, en un hombre menudito que había despertado toda su curiosidad. – “Usted es Emiliano, el que tocó anoche“?. Él trató de pararse, pero ella le dijo: -“Por aquí no hay quien toque como Usted. Su música es distinta”. Él, la miraba fijamente. Empezó a comprender que ella, tenía un raro encanto, que empezaba a metérsele por todo el cuerpo. Algo que no le había pasado con sus anteriores amores. Entendió de inmediato, que nadie sabe para quien trabaja y que esa, era la mujer que había buscado por muchos años. No sabía como, correr a darle las gracias al compadre que lo contrató para la serenata. Pero se contuvo. Ante tanta belleza, expresó lo que un hombre de su estilo debe hacer: Se cubrió de sus encantos y los volvió melodías. Dejó que su charla lo acariciara y él, en un arrebato natural hizo que su Acordeoncito de dos teclados, cayera vencido por la fuerza de sus versos musicalizados. Ese día, Emiliano Antonio Zuleta Baquero entendió que estaba frente a la musa de sus cantos. No había que buscar por otros pueblos, lo que tenía al frente. Por eso, sus décimas iban y venían en ese torrente, que solo un río lleno de amor produce.
Después de bailar toda una noche y parte del día, se publicaron sus amores. Ella, empezó a comprender que estaba frente al hombre que la ponía a pensar. No en vano, cada verso inspirado en ella, le hizo enamorarse de él. Era la mejor manera, de acariciar un nuevo mañana y dejar atrás, esos dolores de niña frente a tanta responsabilidad vivida. Atrás, quedaba el vivo recuerdo de su padre Tomás Jacinto Daza, acordeonero y cantador, que perdió la vida en 1929 por razones políticas en Villanueva, un pueblo guajiro que hacía por esa época, grandes cumbiambas y colitas.
Desde los siete años empezó a convivir con el duro trabajo de recolección de café, pilada del maíz y arroz, venta de gallina, plátano y hortalizas en la finca “El Morro“. O las veces que hizo de padre y madre, en el cuidado de sus hermanos junto a su madre María Francisca Díaz, mientras estudiaba en la escuela de Flor Olivella donde hizo hasta segundo de Primaria.
Antes de partir para Villanueva y él para el Plan de la Sierra Montaña, le hizo prometer que si quería algo en serio con ella, debía ir a hablar con su mamá y dejar la parranda, el trago y todo lo que tenía que ver con el Acordeón. Promesa cumplida a medias, ya que el juglar se presentó a los seis días y con el consentimiento de su Mamá, se fueron a vivir y un 13 de octubre de 1943 el padre Joaquín los casó en la Jagua del Pilar. Ese mismo día entendió, que Zuleta Baquero el dejar la parranda y todo lo que eso implica, era como cortarle las alas a un Pájaro. Pero él ni corto ni perezoso arremetió ante tal exigencia con sus versos, después de tres días de parranda, celebrando con los amigos y ella en su casa. Ahí fue donde la cantaleta de la Joven esposa se hizo notar, situación que la acompañó durante 23 años que duró el matrimonio.
De allí se marcharon a El Plan, territorio dirigido por el matriarcado de la vieja Sara María Baquero, mujer amorosa, de pollerines largos, versificadora y de un temple arrollador que con solo su mirada dirigía,
ese contingente musical que le dio un inmenso soporte folclórico y cultural a toda una región, donde un año más tarde nació Emiliano Alcides Zuleta Díaz y posteriormente María Clara.
Se instalan en la finca “El Morro“ que quedaba a dos horas a pie de Villanueva. Ahí con sus seis hermanos, sus dos hijos pequeños y con su esposo, decide invertir parte de su herencia en la consecución de la finca “La urca“, que lograron volverla productiva y que les permitió comprar en 1954 la finca “La Montaña“ cerca del cerro pintao, sitio que se hizo famoso por ser escenario de unas convulsiones que atacaron a Emiliano Antonio Zuleta Baquero y que lo llevó a componer
el paseo “ El Delirio “. Esta tierra virgen, a punta de hacha y machete se convirtió en una de las mejores de esa zona, en donde prevaleció el cultivo de la caña, plátano dominico, cebollín y café. Esto le sirvió al matrimonio Zuleta Díaz como soporte, para instalar en Villanueva el almacén “ San Expedito “, bautizado así en honor al Santo de los expendios. Para 1962 al vender esa finca, compran “Las Puertecitas” que con sus cerros aptos para la ganadería, gestó una mayor solvencia para ellos, que los llevó a hacerse a “Las Palmitas “. Unidos estos dos terrenos, con una variedad de clima entre lo templado y frío, crecía la esperanza de un mejor futuro para ellos, hecho que la obligaba a buscar un mejor horizonte en la educación de sus hijos. Por eso, mientras Tomás Alfonso y Fabio cursaban la primaria en el Colegio de Don Rafael Antonio Amaya, Emiliano Alcides hacía tercero de Bachillerato en el Colegio Nacional Loperena. Ahí es donde, a raíz del encuentro de directores de Colegios de Bachillerato que se celebró por esa época en Valledupar, el rector del Colegio Boyacá Don Felipe Salinas le ofreció a Emiliano Alcides Zuleta Díaz una beca, para que estudiara en Tunja –Boyacá-, ya que él con su Acordeón amenizó la recepción a todos los invitados. Para 1964, el joven acordeonero y compositor se va para Tunja a estudiar bachillerato y un año más tarde, lo hace su hermano Poncho.
A pesar del progreso evidenciado en las Fincas que atendía Emiliano Zuleta y Carmen Díaz con su miscelánea, esto generó un serio resquebrajamiento en las relaciones afectivas entre ellos. Mientras la parranda absorbía al trovador, que caía en brazos de los elogios de la crecida barra de amigos, ella, perdía toda esperanza de recomponer el rumbo de su matrimonio, la gota que llenó el vaso se dio a finales del mes de Noviembre de 1965 cuando el acordeonero y compositor se fue de parranda con sus amigos de siempre, entre ellos, Juan Félix Daza, Poncho Cotes Querúz, Arturo Molina, “Tatíca “ y después de tres días de ausencia, se presentó a su casa. Al llegar, supo que su señora madre Sara María Baquero estaba de visita, situación que no fue óbice para que el enfrentamiento se diera con tan mal resultado, que terminó en ofensas cruzadas, lastimando la dignidad de todos.
Esto llevó a Carmen Díaz Daza, a tomar una muda de ropa y con la que tenía puesta, se dirigió a la carretera central cerca del Cementerio. Allí paró un camión y se marchó para Valledupar. Atrás se quedaba la Heladería “Mary“, los inmuebles que con su tenaz y aguerrida virtud ayudó a construir y sus hijos. De nuevo, se enfrentaba a la dura realidad de crear un nuevo espacio. Pero ahí, estaba esa luchadora mujer que siempre iba marchando al frente de sus propios designios, con sus virtudes y errores pero siempre con la consigna que “ no hay mal que su bien no traiga”. Con la frente en alto, decide emplearse en la casa de Héctor Carrillo. Mientras podía, se pegaba sus escapaditas para ver que sitio le quedaba cerca, para poder montar algo con que ganarse el sustento, que le sirviera junto a sus hijos.
A finales de Enero, volvió a Villanueva y con sus ahorros, decidió llevarse su familia para Valledupar. En un camión echó sus chismes y como cuidanderos a Fabio, Mario, María, Héctor y Carmen Emilia, mientras ella llevaba, en la parte delantera del carro, a su hija Carmen Sara. Se instalan en una casa, que sirvió de sede a una empresa de madera, conocida como “La Carmelita “, ubicada en la carrera 13 hoy 17 con la calle 10. Con su hija María Clara, montó la heladería “Mary”. Este tertuliadero, permaneció desde esa fecha hasta 1969 como sitio obligado, para todo el músico que llegaba a Valledupar. Ahí no era raro encontrar a Luis Enrique Martínez, Alejandro Durán, Andrés Landero. Allí por espacio de dos años, vivió Alfredo Gutiérrez Vital con magnolia, una linda Cartagenera de esbelta figura a la que le compuso “Cabellos Largos “.
Cansada de ese duro trajín, decidió poner en 1970, la casa de empeño “San Martín “por su devoción con ese santo.
Mientras la lucha constante de Carmen Díaz Daza, se imponía para sacar adelante a sus hijos, el famoso trovador recorría los caminos de la fama y del amor. Un tiempo con una y otra, así como tratando de matar la pena que le dejaba la ausencia de su amada. Ella seguía pegada como una estampilla, en los afectos del mujeriego empedernido y creador fecundo de melodías inmortales.
Al tiempo que sus hijos hacían sus mundos, ella montó en el barrio San Martín una compraventa del mismo nombre, que le hizo ganar respeto y admiración, por el manejo que le dio a los problemas que sus vecinos padecían. Ante la petición de tanta gente, decidió ser suplente del profesor Juan de Dios Rosado, candidato por el partido liberal al concejo de Valledupar. De ahí, surgen muchas anécdotas de esta mujer autodidacta, que amparada en su sentido común, siempre encontraba una buena solución a cualquier problema, que se presentara y que sumado al privilegiado hecho, de servir su vientre de alfombra musical para que allí reposara el ingenio de los hermanitos Zuleta Díaz, son situaciones que llenan de coraje al más humilde luchador. Ella con su trasegar, nos demuestra y reafirma “que no hay caminos caminante, se hace camino al andar”.
Pero esa mujer de espíritu indomable, cayó vencida por los designios de Dios y todos sus santos. Se fue a encontrar con tanta gente querida por ella y una noche, mientras escuchaba las notas de un acordeón, con sabor a la sierra y a viejos tiempos, cuyas melodías tienen algo de Emiliano y Héctor, se fue a conversar con el máximo supremo creador de la vida y del mundo.
Quienes aseguran, que no la volverán a ver más, se equivocan. Siento que ella, está presente en los rostros de sus hijos. En el verso y canto contundente de Poncho y la ejecución de Emilianito. En la risa de Fabio y quietud, del comentario centrado de Mario y en la mirada amorosa de sus hijas, en especial de Carmen Sara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada